Páginas

sábado, 2 de junio de 2012

Aquellas siestas de verano...

Durante muchos años he bordado a punto de cruz, sobre todo durante las vacaciones de verano. Gracias a mi madre, que me enseñó a hacerlo desde muy pequeña, tuve la suerte de poder jugar con los colores, y disfrutar con los diseños, con los hilos y con los tejidos.

Toallas con cenefa bordada a punto de cruz
Toallas con cenefa bordada a punto de cruz
Ahora ya lo hago con menor frecuencia, ya que el esfuerzo visual es muy grande y con los años, se va notando...


Pero para darle un poco de vida a unas toallas blancas, basta con añadirles una sencilla cenefa a punto de cruz.



Cenefa a punto de cruz
Cenefa a punto de cruz




Hay cientos de diseños de cenefas a punto de cruz, con variados tamaños y colores.

Para que la labor por el derecho quede perfecta, hemos de cuidar de que la puntada superior de cada cruz vaya siempre en el mismo sentido.


Revés de labor a punto de cruz
Revés de labor a punto de cruz


Y para que la labor quede impecable por el revés, hay que evitar los nudos, no cruzar los hilos (sobre todo cuando hay varios colores) y disimular al máximo los remates.

De las técnicas básicas de punto de cruz, me gusta utilizar la de ida y vuelta y el remate en vertical, aunque no siempre tengo la suficiente paciencia.

Como dice mi madre, tiene que quedar mejor por el revés que por el derecho...

2 comentarios:

  1. Lo bueno de estas toallas, aparte de lo evidente (bonitas a la vista), es que quitan el maquillaje de los ojos que da gusto :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que estas toallas portuguesas lavan muy bien, que si no...

      Eliminar

¿Qué te ha parecido la idea?

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...